viernes, 27 de febrero de 2009

Intento, caida

Sentir como las olas en la orilla de una solitaria playa, acarician los pensamientos de lo debido y lo indebido, queriendo tomar la ola perfecta se me deshace la voluntad y caigo en el intento, raspando hasta mi sombra en donde quedaba mi ultimo anhelo, cuando creo que no vale la pena levantar mis despojos de mi existencia incierta, veo abrirse a lo lejos, en lo mas profundo de mi horizonte una puerta, cual lleva mi nombre tallada en sus paneles, la luz se aloja del otro lado dándole color a todo lo que toca, cálido y sutil es su toque, hasta el punto de erizar mis quejas, mis suspiros y mis llantos.