viernes, 27 de marzo de 2009

Jugando a existir

Nuestra existencia esta llena de exquisitos momentos que nos desfiguran, nos moldean sin cesar y con exuberante descaro disponemos de los mejores artilugios para reponer nuestro despojo existencial, que nuestro ego siempre esta a la disposición de enarbolar, elevando nuestra consciencia a niveles casi como para sentir una especie de dopaje, con estados de ánimos aleatorios, vulnerables a caer siempre en el fango de nuestra brillante naturaleza, animales intentando ser seres humanos, tratando de distinguirnos de nosotros mismos, maquillando la realidad con los sueños del pasado, para querer vivir profecías pastorales, añejas...ajenas, de unos pocos que decidieron ser muchos, sin importar que tan rojo se tornara el río, sin importar cuantas luces apagar, para así poder propagar sus vicios, sus miedos, su oscuridad.