sábado, 7 de marzo de 2009

Vicio, afición, manía, adicción


Quien no ha sido víctima de estas actividades?, cuyas actividades pueden estar presente en todo lo que hagamos, según su frecuencia o perjuicio que nos provoque, se dice popularmente que todo en exceso hace daño, toda actividad efectuada fuera de su "normalidad" es dañina, toda, algo que tenemos que tomar en cuenta es lo "normal", es un termino muy relativo de acuerdo a cada individuo, con lo normal no hay nada absoluto. Pero hablando en términos específicos para cada persona o grupo social, lo normal tiene significado.

Una de las características de estas actividades es que llegan hacer muy intimas o personales, por lo connotado que puede ser si es de dominio publico, es tanto así que muchas veces siendo conocida tal actividad, por el medio que se desenvuelva el individuo, es tratada con discreción y secreto.

El ser maniaco, vicioso, adicto en alguna o algunas actividades, puede ocacionarnos problemas con las normas que rigen la sociedad en la cual habitamos, ya el termino afición, ser aficionado es como el termino medio o suave de las anteriores y por esa idea, se cree que es inofensiva, el tener cierta inclinación hacia alguna actividad o persona, puede conducirnos a un habito compulsivo, a obsesionarnos y enfermarnos por igual.

Es evidente que no todo es malo con relación a esos comportamientos, cuando lo que se hace produce el placer solicitado y no se presenta ningún indicio dañino o negativo para aquella persona que tenga tales inclinaciones, ni para los que cohabiten con dicha persona y todo el producto obtenido sea gratificante, mas aun cuando se puede tener conciencia hasta que punto es suficiente.

Todos, tenemos vicios, todos tenemos manías, todos somos adictos a algo o a alguien, pero nos catalogamos como aficionados, pero no nos interesa que los demás se enteren, tratamos de ser discretos, reservados, nos daría vergüenza que nos pillen, haciendo o diciendo cosas que solo tiene acceso nuestro ego.