jueves, 16 de abril de 2009

Para educar a mis hijos

Reproduzco un E-mail, que recibí de mi madre, quien es cristiana evangélica y tiene conocimiento de mi posición como ateo y que a pesar de nuestras diferencias, nos amamos más que antes.

"Hace días que no hablamos, me hace falta. quiero que me perdones por una pregunta que voy a hacerte
¿Que significa JESÚS para tì?, y como va a instruir tus hijos, es decir con que creencia, porque hombre no puede vivir así, como tu dices, sin dioses y sin demonios, eso es una mentira, por que siempre en el fondo del ser humano existe ese algo superior como me decían en AA¿recuerdas? TE AMO"
MUCHO

Mi respuesta fue vasta y detallada, la cual tratare de resumir en este post.

Hola madre, que bueno que me preguntas, por que aunque se que es un tema difícil para ambos, en algún momento tenemos que tocarlo.

JESÚS y todo lo que representa para una parte de la humanidad siempre me pareció muy importante, es decir, a pesar de tener mis dudas respecto a sus representates, que se les llaman cristianos y todas las denominaciones o instituciones cristianas, tuve algo en mi interior que me decía que ÉL era real, y que no importaba la gran descomposición que existe en el ambiente cristiano.

Todo eso fue hasta que me encontré con la cuestión de la si es o no veraz la biblia, la gran cantidad de evidencia que existe y ponen en dudosa posición a este libro sagrado para los cristianos, quitando toda divinidad, mostrando más bien la intervención de intereses humanos para tener control de los pueblos a los cuales se fue propagando el cristianismo. La biblia esta llena de incoherencias, falacias, contradicciones, las cuales echan por suelo su divina inspiración, si me lo pides te lo puedo demostrar.

Ya en esa posición en la que se encuentra la biblia, se llega facílmente a la conclusión de rechazarla como libro sagrado, le recuerdo, actualmente me encuentro en una posición total y enteramente libre de todo tipo de creencia religiosa, maravillosa...fantástica. Solo me bastan las evidencias, lo demostrable, las cosas que están a nuestro alrededor que se pueden verificar, observar.

Nada de: dioses, santos, demonios, espíritus, extraterrestres, quija, horóscopos, carta astral, santa claus, elfos, hadas, unicornios...etc.

Para mi y mucha gente, esas entidades han sido creadas por el ser humano.

Las religiones se pueden discutir desde varios puntos de vista, son amplias en contenido y tienen varias características en común, una de ellas es y la mas común es, que todas dicen poseer la verdad absoluta.

Se que no me vale de nada explicar y demostrarle lo falsas que son "todas" y más sabiendo que usted está muy agusto donde está, es sabido que muchas personas necesitan creer en algo, para darle sentido a su vida, justificar su existencia, apaciguar sus miedos.

Me pregunta sobre que voy a enseñarles a mis hijos sobre la vida, de como conducirlos ante las adversidades, de como enseñarles a moralmente aceptables ante la sociedad. Bueno le diré que no se necesita libro sagrado, ni religión para ser moral, para ser buen ser humano, el ateo, agnóstico, escéptico o humanista, basa su vida en cosas muy diferentes a las de los religiosos, mientras estos son buenos, morales, sociables y todo lo demás por el simple temor de ser castigados por un supuesto creador, pasan sus vidas atados a la idea de ser obedientes a la palabra de "DIOS", le piden perdón cuando cometen algún "pecado", se nos enseña desde pequeños a temerle a Dios y a su ira, nos hablan de un Dios de amor castigador, tremendo contraste, nos aterrorizan con el infierno y una eterna agonía llena de dolor, propiciado por este mismo Dios creador, padre, misericordioso, castigador, entonces no tenemos otra salida que hacer su "voluntad", ser buenos por que nos manda el cura o el pastor, por que esta escrito en la biblia.

El ateo, vive más plenamente su vida y la realidad de esta, esta consciente de lo efímera y corta que es su existencia, no vive con miedo a castigos divinos, respeta a los demás sin importar su origen étnico, raza, sexo o preferencia sexual, religión, partido político o demás superficialidades, sino más bien por el simple hecho de reconocerlos como seres humanos, con los mismos derechos que son comunes a todos, se regocija en entender el funcionamiento de la naturaleza, lo maravillosa que es y se alerta del eminente daño que le provocamos con la explotación de sus recursos.


Gracias por seguir amandome, lamento no ser lo que usted quiere que sea...

tu hijo.