lunes, 24 de agosto de 2009

Más intolerancia por la religiosidad de un estado.




Ramadán (en árabe رَمَضَان ramaḍān) es el noveno mes del calendario musulmán, conocido internacionalmente por ser el mes en el que los musulmanes realizan un ayuno diario desde el alba hasta que se pone el sol.

La palabra ramadán se suele usar en castellano para designar dicho ayuno.
Fuente: Wikipedia.org

En Malaysia o Malasia ha sido escenario de una los tantos episodios montados por la intolerancia religiosa, evidenciando lo perjudicial que resulta la mezcla de los poderes del estado con los religiosos.

Es el caso de una mujer de ese país, llamada Kartika Seri Dewi Sukarno, de 32 años, condenada a seis azotes con una vara por beber cerveza.

Todo este revuelto y pesadilla para esta mujer, madre de dos niños, empezó el 11 de diciembre del 2007, cuando se dio cita con varias amigas a una sala de fiestas, donde fue detenida por la policía, por beber una cerveza.

Amnistía Internacional (AI) instó el viernes pasado al Gobierno de Malasia a que intervenga para evitar la pena."Azotar es un castigo cruel, inhumano y degradante, y además lo prohibe la legislación internacional sobre Derechos Humanos", ha indicado la organización en un comunicado.

Las autoridades malaisias han decidido hoy posponer hasta que concluya el mes sagrado de Ramadán.


¡Vaya perla!. Para los occidentales, semejantes situaciones horrorizan y conmueven las entrañas, y nos aflora infinidad de cuestiones, de ¿como es posible que esas cosas pasen en nuestro planeta?, ¿como es posible que la sociedad internacional permita tan inhumano trato a vida y dignidad humana?.

Pues es sabido, aunque no tanto como debería saberse, que tales bajezas y de peor calaña ocurren con toda naturalidad en esas naciones, y que hipocritamente nos hacemos de la vista gorda, dando mayor importancia a acontecimientos superficiales de la farandula, (por dar un ejemplo).

No quedandonos atrás, y con amnesia vivimos una vida "normal", olvidando las atrocidades propiciadas a la especie humana por parte del estado, bajo la protección o consentimiento de la iglesia, que viene a ser lo mismo.

Como por ejemplo, Rafael Leónidas Trujillo, Augusto Pinochet, Francisco Franco, Adolfo Hitler...por mencionar algunos, bajo sus mandatos, mantuvieron una estrecha relación con la iglesia catolica, en estos casos.





Esa es la realidad de nuestros pueblos, que hasta el día que la razón nos alcance, estaremos desvinculados con toda entidad religiosa, con un estado puro, trabajando para el pueblo, sin la necesidad o complicidad de promover la soberbia de muchos "iluminados o bendecidos".