viernes, 14 de agosto de 2009

Para ser...



¿Para ser, necesitamos creer o somos lo que somos sin necesitad de una idea?, las ideas pueden ser varias, las ideas nos condicionan, dirigen nuestras actitudes ante la vida, validando nuestro ego, nuestro yo, ajeno a lo demás, logrando un cerco alrededor nuestro, que nos distingue uno del otro, o eso creemos, todo fruto de la convicción que se tenga de esos pensamientos que habitan en nuestro cerebro.

Cada calificativo o adjetivo que empleamos para referirnos a algo o alguien, son ideas preconcebidas, aprendidas, que no siempre son reales o verdaderas.

Lo pueden ser después de una rigurosa y objetiva investigación, en la cual se reúna toda evidencia de esa supuesta certeza, aplicando herramientas que han sido de utilidad para el ser humano a través de toda su historia como especie, renovándose con el tiempo, mejorándose para su mejor empleo.

Muchas ideas han tenido la oportunidad de estar bajo la lupa de la curiosidad investigativa que poseemos los seres humanos, muchas que en sus inicios fueron ciertas o verdaderas por sus precursores, y por consiguiente aceptadas por la mayoría (pero no por todos), han sido desmentidas o desveladas por el uso de la razón y la investigación científica, la cual, por este hecho ha encontrado infinidad de detractores, la misma con todo y ese ataque de sin razón, sea solidificado, imponiéndose ante lo absurdo.

Tal vez somos lo que creemos que somos, pero lo que si me resulta evidente es que somos lo que somos, por que simplemente quisimos ser.