domingo, 17 de enero de 2010

Desastres naturales o la ira de Dios?



Durante la historia de todos los pueblos en los rincones de nuestro planeta, sus gentes han hecho registro de una gran diversidad de acontecimientos lamentables para su localidad o bien pudo ser para una vecina, los cuales provocaron desgracias ya sea por perdidas materiales o humanas.

En estos registros de las primeras civilizaciones se pueden notar un gran vinculo en su totalidad de sus creencias locales, con los fenómenos que en la actualidad están catalogados como desastres naturales.

Esas primeras civilizaciones fruto de sus escasos conocimientos de meteorología, geología, astronomía y otras ciencias que intentan explicar la manera y el por qué de la naturaleza, atribuyeron estos fenómenos como consecuencia del animo, descontento o ira de dios y en su defecto, de dioses.

La religiosidad o el misticismo de esos pueblos hizo con lo inexplicable y desconocido un saber, una realidad absurda, llena de magia, dioses y demonios, que controlan su porvenir dependiendo ese estado de animo divino, que aun en nuestros días muy ridículamente persisten en nuestras sociedades.

Ya sea un tsunami, huracán, tornado, sequía o terremoto, es adjudicado a la Divina Providencia, que castiga a su creación por la desobediencia de la misma, un dios celoso, resentido, infantil y un sin fin de cualidades propias de nuestra especie y de otros animales, que para decirlo así, lo humanizan a tal punto que cualquier persona podría darse cuenta de la poca o nula divinidad y poder.

Podemos ver como los medios de comunicación que se encargan de llevar los pormenores de estos trágicos hechos, en los casos en los cuales son encontrados sobrevivientes a la catástrofe, se refieren como algo milagroso, de carácter divino, lo que considero un hilarante absurdo, dado que otros murieron a consecuencia de la misma ira divina que desato tal desastre, es decir que el supuesto ente todopoderoso, o es muy sádico, bueno para nada, o no existe.

Es el tan mencionado caso en estos días, que tiene a toda la colaboración y atención internacional debido a la magnitud de la tragedia, en Haití tras el terremoto que se registro el martes 12 de enero 2010, que ha dejado miles de muertos y heridos, desde el más pequeño o infante al más anciano del vecino país, sin importar genero o condición económica, si tomamos de los tantos versos de la biblia misma, en los cuales habla del poder y soberanía del dios cristiano en que se muestra como autor de todo lo que pasa y acontece en nuestro universo según su voluntad, y según las profecías bíblicas que se encuentran en el citado apocalipsis o libro de las revelaciones, podemos dar por hecho que ese benévolo y todopoderoso dios tuvo mucho que ver en esta tragedia y las demás registradas en la historia de la humanidad.

Uno de los muy archinotables evangelistas que hay enfilado en el credo cristiano, dijo tras la catástrofe en haití, "la tragedia, la pobreza y todos los desastres naturales que han azotado Haití desde 1804, a que sus habitantes llegaron a un pacto con el Diablo para independizarse de Francia. "Te serviremos si nos liberas de los franceses", asegura que propusieron a Satanás. Y El Maligno, según él, aceptó y expulsó a los franceses, este comentario lo hizo muy recientemente el señor Pat Robertson.
Este señor con un historial de comentarios controversiales e inservibles a escandalizado a todo el sentir haitiano e internacional, y que lamentablemente sus seguidores que son muchos dan por reales tales declaraciones, provocando más estupidez e ignorancia entres los creyentes cristianos.

Para muchos otros estos sucesos no son nada agradables, no le damos, ni hacemos ningún vinculo con alguna divinidad problamente no existente, pues preferimos guiarnos o atender a las declaraciones de expertos en las ciencias que hacen estudio del comportamiento, desarrollo o evolución de estos fenómenos naturales.

Hay un pueblo que nos necesita, en acción solidaria, material y emocionalmente, que prefiere que se le cure la herida en vez de recibir una plegaria.