sábado, 9 de enero de 2010

Principio y fin...nada que ver con el alfa y el omega.

Cuantas cosas empezamos y no las terminamos?, la mayoría fueron simples quehaceres, tareas del hogar o académicas que nos importaba poco verlas realizadas, de manera que solíamos tomarlo al descuido, despreocupados mozalbetes fuimos, ahora de adultos realmente las cosas para mucho de nosotros no ha cambiado mucho, a diferencia de que por no cumplir con ciertas tareas, el precio a pagar suele ser elevado, como lo que me paso recientemente, fruto de mi inexperiencia y descuido en el tema automotriz, uno de esos días recientes mi vehículo, mientras estaba en marcha, me dio la muy desagradable noticia de que se quedaba sin aceite, ignorante al fin, no le di mucha importancia en ese momento, lo que sucedió después mejor no se los cuento, solo resumiré diciendo que fue una total fatalidad, (motor fundido).

Son esas cosas que luego provocan darnos difusos destellos de madures ante nuestras acciones, que para bien o para mal, por lo general vienen siendo para bien, cosas que nunca terminamos, y después de mucho tiempo decidimos volver a emprender, y resultan ser un incentivo de vitalidad a la monótona rutina de nuestra vida actual, con todo y eso de este "nuevo año" para nosotros, según nuestro calendario, muchos se proponen hacer o conseguir cosas, desde pintar esa habitación abandonada en la casa, a estudios, libras de más, viajes, todo un arsenal de encomiendas, de metas, para muchos es un habito esto, todos los años hacen planes similares, que terminan siempre en frustración.

hablando de comienzos, planes y logros, me fijaba en la forma o temática que ha tomado este blog, que es muy diferente a lo que pensé inicialmente, con eso no digo que me desagrada, todo lo contrario, el blog y la corriente por la cual avanza, me ha permitido conocer gente...o más bien su pensamiento, que para mi es muy especial y edificante por así decirlo, blogs amigos que tienen un contenido rico en racionabilidad, humanismo, solidaridad y respeto.

El tener la libertad de ejercer ese derecho universal de poder expresarse, es y será siempre un bien común por el cual debemos de luchar, poder hacerlo de manera virtual da igualmente una gran satisfacción, y en mi caso, es como sentirme parte importante del mundo, una voz, un pensamiento, un ser humano al cual se le presta atención. Con esto mi vida ha cambiado mucho, mi relación con mi familia y conocidos es diferente, para mi, para bien, para otros, aun les resulta contradictoria mi posición, y los debates referente al "grandioso" tema de la muy probable inexistencia de dios, ahora son parte de mi día a día.

Ahora no dejo de maravillarme con mi entorno, con la naturaleza de este planeta, con el universo mismo, yo sin tener una pulida base de conocimiento científico, como muchos de ustedes tienen, con lo poco que poseo, logro tal embelesamiento que no puedo quedarme callado con todo el absurdo que mucha gente teje alrededor de acontecimientos naturales que para su entendimiento sirve de poco pedirlo a seres de dudosa existencia, que puede ser más efectivo usar la razón y las herramientas que nos brindan las ciencias.

Que la voluntad y el derecho a expresarnos siempre sea una prioridad de todas las naciones del mundo, es una de las tantas razones por la cual debemos de abogar siempre, hacer denuncio de las injusticias que se cometen en nuestras sociedades.