martes, 11 de octubre de 2011

Mi mala fortuna...y ser ateo.

Ser un ateo militante o que existe bajo el escrutinio público de las personas que te rodean, puede que devenga mucha mala onda o como otros dicen "mala vibra" para la persona o asuntos que trata ese ateo (yo), emitida por parte de creyentes religiosos. Que no se me entienda mal, no me refiero con eso a lo que algunos llaman "mal de ojos" o "energía negativa" sugiriendo con esto que los infortunios y desventuras en la vida son producto de la descreencia del ateo y por tanto eso es castigado por dios.

Me refiero a las expresiones de malos augurios y deseos que expresan algunos creyentes, con razón a que acontecerán en la vida del ateo, yo que suelo ser un hereje muy blasfemo ante las autoridades "divinas" y sus representantes aquí en la tierra, soy bombardeado diariamente por estos que lo "tienen todo resuelto" por creer en dios.

Todo eso viene a raíz de que actualmente producto de algunos inconvenientes personales de carácter económico, alguien muy cercano a mi determinó o acuñó mi mala fortuna al hecho de yo ser ateo...en ese momento quise morir...a carcajadas, me contuve y solo dejé escapar un ligera sonrisa, que pensándolo mejor más bien pareció una mueca. Bueno es cierto, yo estoy mal en ese aspecto (le dije) pero qué me dices o qué pasa con esos países que existe una pobreza extrema, y figuran entre los países más religiosos con el mayor número de creyentes en el mundo.

Estos diez países muestran la mayor pobreza, y todos tienen una población sobre el 70 por ciento de creyentes religiosos.

Ya les dije que soy un blasfemo todo el año...TODO EL AÑO, pues aunque sabemos que ya la "santa" inquisición por parte de la iglesia católica, aplicando sus oficios oficialmente a todo hereje o blasfemo dejó de existir, existe en nuestros días un juicio y condena de carácter inquisidor por parte de esa sociedad creyente que nos rodea, que en mi caso es una gran mayoría, está compuesta por todo un arsenal de creencias y denominaciones religiosas, similares entre sí, por compartir los mismos absurdos.

De estas soy víctima a diario de juicios y condenas proveniente de esa mamada...digo, manada de "buenos" creyentes...yo, malo, muy malo...por ser ateo, me dicen cosas como.."dios tiene que darte un castigo para que tu no hables de él así"...ya sabemos a que clase de castigos se refieren...algo así como; accidentes, muertes, enfermedades, QUIEBRAS ECONÓMICAS, para mi o en caso contrario resultaría efectivo que fuese para un familiar cercano, como la repentina y trágica muerte (por obra y gracia de dios) de uno de mis inocentes hijos.

Y en verdad quisiera que me castigara (les digo), si, vendría bien un castigo de su ineficiente posición de creador, sería un castigo de su puta madre, que me mandara el premio de la LOTO, (que no juego) o con la cura definitiva del sida o los diferentes tipos de cánceres para facilitarla a los gobiernos del mundo y el sector farmacéutico.

Algunos preguntan, "cómo te va a dar el premio de la loto, sino lo juegas?"

AHÍ ESTÁ LO MILAGROSO...

En fin, los malos deseos para los no-creyentes o ateos como yo, nos vienen gracias a la buena voluntad de algunos creyentes, y están en nuestro día a día, lo peor de todas esas amenazas y condenas, es que cuando a uno le va mal, estos no se aguantan, jactándose de que la mala situación ha sido la obra de su dios por yo ser ateo.

Solo les digo: PUES ME CAGO EN TU DIOS Y LOS DEMÁS DIOSES, Y TODAS LAS DIVINIDADES E INFERNALES PERSONALIDADES DEL INFANTIL PENSAMIENTO MÁGICO QUE ESTÁ EN LA MENTE DE ALGUNOS SERES HUMANOS.