jueves, 5 de julio de 2012

Educados para qué?

Es alarmante la cantidad de gente que va a las instituciones educativas supuestamente a recibir educación, pero que en realidad solo van a cumplir con ciertos mandatos de su entorno, de carácter familiar y/o social, que nada tienen que ver con la búsqueda de conocimientos para desarrollar un intelecto que le promueva un pensamiento propio y bien elaborado.

Todos los que pueden según la condición social y económica de la familia a la cual pertenecen van a los diferentes centros educativos, inicialmente, por obligación, ya para cuando logran llegar a los niveles superiores de su educación académica están los suficientemente moldeados para centrar su objetivos educativos profesionales, en la carrera que suponga a futuro cuantiosas sumas de ingresos económicos a su cuenta personal.

Algunos con algún interés o vocación asisten a las universidades, pero igualmente influenciados por la sociedad, aunque con una conciencia (pudiera ser) más comprometida con la sociedad y el bien común.

En lo personal, mi experiencia académica ha sido frustrada, inconclusa, por situaciones adversas no he podido concretar objetivo profesional universitario que me he propuesto, eso se puede notar en mis limitados conocimientos y entendimiento de las ciencias, que hoy día me interesa tanto y que en el momento para desarrollar ese intelecto no lo aproveché, no obstante, hoy hago el esfuerzo por entender y saber.

Mi experiencia y lo que sigo observando es una enorme cantidad de matriculados que solo piensan en sus propios intereses, pendientes los más acertados en una calificación que le permita pasar al siguiente nivel, pero que poco tiene que ver con la comprensión de lo estudiado en los programas establecidos por el docente, y claro, ahora que menciono al docente, es este uno de los responsables en la descomposición de la clase profesional actual, que muy oronda sale a exhibir su Titulo Universitario sin el mínimo compromiso social.

Hoy día se estudia para ser ricos, para ser famosos, al igual que los que no estudian y encuentran la manera de hacer fama y fortuna sin estudiar.

Entiendo que todos somos ignorantes, que no todos ignoramos las mismas cosas, y algunos deciden ya sea por satisfacción personal, de lucro o intelectual, o pudiera ser de carácter social, aprender, conocer y saber cosas, cual fuese el móvil, lo que realmente debe importar es el aplicar todo lo adquirido en el mejoramiento  del entorno, del que nos beneficiemos todos e incentivar a otros a encaminarse en las mismas sendas del bien común.

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía.
Enviar frase
Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.