martes, 25 de enero de 2011

Don de lenguas, o una parte del teatro evangelístico.

El primer acontecimiento de hablar en lenguas se produjo en el Día de Pentecostés, lo encontramos en el libro de los Hechos 2:1 al 4. Los apóstoles salieron y compartieron el Evangelio con las multitudes, hablándoles en su propia lengua, “¡Les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios!” (Hechos 2:11). La palabra griega “lenguas” traducida, literalmente significa “idiomas”. Por tanto, el don de lenguas es hablar en un idioma que una persona no conoce, a fin de ministrar a alguien que habla ese idioma. En 1ª Corintios capítulos 12 al 14, donde Pablo habla de dones milagrosos, comenta, “Ahora pues, hermanos, si yo voy a vosotros hablando en lenguas, ¿qué os aprovechará, si no os hablase con revelación, o con ciencia, o con profecía, o con doctrina?” (1ª Corintios 14:6). De acuerdo con el Apóstol Pablo, y de acuerdo con las lenguas descritas en Hechos, hablar en lenguas es valioso para aquel que escucha el mensaje de Dios en su propio idioma, pero es inútil para todos los demás - a menos que sea interpretado / traducido.



¿Cuál es el don de hablar en lenguas?


De acuerdo con esta explicación sobre el "don de lenguas" en esta página, nos habla claramente sobre esa capacidad dada por "dios" a ciertos creyentes, muy frecuente en las filas cristianas de los protestantes, específicamente los más "ungidos" o "tocados por el espíritu santo" (pastores, profetas o predicadores).

Fueron muchos los cultos y campañas evangélicas a los que asistí, y estas figuran se la lucían con esta verborrea chiflada, que ni ellos mismos saben lo que están diciendo, por ejemplo "azabalalasiana, onsumbandalala"...bueno si lo saben, puras heces, y los fieles creyentes muy ciegamente (o sordamente) se deleitan con todo ese ridículo espectáculo.

Según el texto del enlace que aparece al inicio de esta entrada, nos dice que ese "don de lenguas" debe venir acompañado del "don de interpretar" semejantes accidentes orales sin sentido para el que escucha, yo nunca escuche luego de estas, la traducción al castellano o a cualquier otro idioma conocido por parte de los dueños de estas capacidades lingüísticas...(sandeces), si se que fui un bobo también, yo fui creyente en el cristianismo, y eso era parte de ser creyente (nunca convertido o bautizado) evangélico, y no porque ahora estoy parado en otro lado de la cancha, es decir del lado en que se te permite pensar con libertad y sacar conclusiones bajo un criterio escéptico e investigativo, voy a avergonzarme de mi pasado, todo lo contrario, pues de eso se trata, de decirle a los que todavía son creyentes "oye viejo, pensar es gratis...intentalo, no te va a doler", bueno a veces si duele la cabeza.

En la biblia se explica, por parte del apóstol Pablo las normas o reglamentación para poder hablar en lengua.

1 De Corintios 14:22

Entonces, ¿qué coño es que hacen los pentecostales hoy día?, están llendo contra las reglas impuestas por el apóstol Pablo, que sin dudas fue el mismo dios que los inspiro para a declarar tales reglas, ¿o no?.

Amigo creyente, si es que lo eres, la próxima vez que te vengan en la iglesia hablando vainas raras, tienes dos opciones, primero, le mientas a la puta madre que parió al mal nacido que piensa que va a engañarte con esa jerga rara, o de buena manera le pides que te traduzca según el espíritu santo lo inspire a decir burradas.



Zzzz.............

Conclusión...que les digo, un absurdo más de los tantos que abundan en las religiones del mundo, y como  referencia pues claro está, el muy conocido cristianismo y toda su sarta de pendejadas, todos podemos hablar en lengua, y todos podemos traducirnos a nosotros mismos, que me expliquen dónde está la magia...claro que no lo entiendo, no lo puedo entender no porque no sea cristiano o este de buenas con dios, sino porque no soy tan pendejo, usted si amigo cristiano.

Rasnep a evet ay, y norbac ed etajed.