jueves, 8 de septiembre de 2011

De medios de comunicación, comunicadores y la mala educación.

Educación, otra vez la educación y no es que este obsesionado con la misma (o si?) tal vez será porque no he recibido la suficiente, la suficiente que me haga capaz de entender el por qué los absurdos y malos comunicadores ocupan los principales lugares de aceptación, popularidad y difusión en los diferentes medios de comunicación, en especial en los más tradicionales, los llamados medios de masas.

Eso es así en casi todos los países, para no decir en todos, vemos como en la prensa escrita, la radio, la televisión se difunden una enorme cantidad de noticias o programas en los cuales los responsables de los mismos no tienen la idea (si la tienen) del poder de los medios de comunicación  y la incidencia o influencia que ejercen los conceptos que emiten, más en una población mal educada, tal cual es la realidad de la República Dominicana y muy seguramente de otros con iguales malos medios.

Es una de las tantas razones que se manifiestan en cuanto al por qué la educación y la formación de un pensamiento critico en los ciudadanos de cualquier país es tan importante.

Recientemente se publicó en casi todos los medios sobre una niña de 10 años en una localidad en México llamada Piedra Negra, que se suicido luego de ser inspirada por uno de los capítulos de una serie melodramática de difusión internacional llamada La Rosa de Guadalupe casos como este sobran en muchos países, y nadie asume la responsabilidad de la culpa, pues algunos acusan a los medios, otros a los padres, pero en realidad la culpa es de todos.

La culpa es de todos, los medios por no educar, los padres por no educar, EL GOBIERNO POR NO EDUCAR, con educación que fomente la razón y el pensamiento critico ante este tipo de sucesos para así evitar tan desagradables episodios.

Me parece irresponsable de los medios que difundan ciertas informaciones respecto a ciertos sucesos o creencias populares, dándoles un carácter de importancia y veracidad, estos llenos de misticismo, magia, de aspecto sobrenatural. Aquí (RD) muchas de las principales figuras publicas televisivas, radiales y de prensa escrita, promueven "hechos" con esas características, que ocupan horarios privilegiados, y en esa programación local vemos desfilar una serie de videntes, brujos, parasicólogos, numerólogos, etc. que está demás decir que son personas que se enriquecen con la ignorancia y el desconsuelo de otras personas.

Yo no entiendo como un supuesto profesional de la comunicación se preste a esas charlatanerías, bueno en verdad lo entiendo, el dinero puede comprar muchas voluntades...y mentes, como es el caso de un comunicador llamado Roberto Cavada, quien ocupa los más altos raiting de popularidad en cuanto a noticieros se refiere, en el cual en días pasados anunció durante todo un día en su cuenta de Twitter el supuesto avistamiento de tres "brujas de las que vuelan" precisamente volando (tenía que ser, sino no hubiese sido un gancho noticioso) y que según estas colisionaron durante dicha actividad, desde inicio del noticiario que empieza a las 11:00 P.M y se extiende hasta más de las 12:30 de la media noche, el Sr. Roberto Cavada anunciaba en reiteradas ocasiones durante el desarrollo del mismo, la sensacional "noticia",  ya al final del programa presentaron el reportaje y todo fue declaraciones sin fundamento por parte de los moradores.


La reacción de muchos de los espectadores que esperaron hasta el final del noticiario para la muy anunciada  noticia, no fue de su satisfacción y empezaron a comunicar su desagrado porque la nota no llenó sus expectativas creadas por el comunicador en sus mentes, quien no es culpable de que la población sea de fácil encantamiento, pero la nota discordante fue por la respuestas que dio dicho comunicador a esa fanaticada enardecida con Roberto Cavada y su sensacionalismo.


Definitivamente los medios de comunicación deben dar mejor uso a ese poder de llevar información a las masas, junto a sus figuras publicas endiosadas tienen que plantearse la necesidad de evitar la manera en que promueven y anuncian estas "noticias" y la población debe de estar alerta con estas y ser más crítica.