domingo, 25 de septiembre de 2011

La fealdad, lo bello y yo...

"Todos somos bellos" es el título de un libro que leía hace ya muchos años (20).

Los conceptos aceptados sobre la belleza y la fealdad han ocupado lugar en una parte de mis pensamientos, lo que me ha llevado a dedicar tiempo en el intento de entenderlos de una manera que pueda acercarme a un concepto lo más natural posible, y mis conclusiones se asemejan a lo que manifestaba el autor del citado libro de mi juventud, "Todos somos bellos".

Estamos hablando de la belleza física y tengo que aclarar antes de seguir desarrollando mi idea con relación al tema de este artículo, que yo soy considerado un hombre feo de acuerdo a los modelos de belleza o mejor dicho de fealdad establecidos y aplicados en esta parte del planeta.

Hacer un estudio o apreciación global de lo bello y lo feo resultaría un tanto tedioso, y más bien me lo voy a poner sencillo enfocándome en la parte occidental del planeta, sin pasar por alto las características de los pueblos de otras latitudes, como la parte oriental y su vasto y poblado continente asiático.

El ser humano en su amplia variedad étnica o el mal utilizado concepto de "razas", muestra ciertas características y rasgos anatómicos que hacen de estos verse diferentes externamente, estas variantes son utilizadas por nuestras sociedades para sobre valorar o en el caso contrario desvalorizar a ciertos miembros del grupo o entorno social, según su aspecto.

Cómo determinamos lo que es bello o lo feo?

Simple...primero vamos a definir belleza o lo que según supone el diccionario que es, ya que la misma pueda estar en contradicción con la apreciación del observador en sí.


Belleza es una noción abstracta ligada a numerosos aspectos de la existencia humana. Este concepto es estudiado principalmente por la disciplina filosófica de la estética, pero también es abordado por otras disciplinas como la historia, la sociología y la psicología social.
Vulgarmente la belleza se define como la característica de una cosa que a través de una experiencia sensorial (percepción) procura una sensación de placer o un sentimiento de satisfacción. En este sentido, la belleza proviene de manifestaciones tales como la forma, el aspecto visual, el movimiento y el sonido, aunque también se la asocia, en menor medida, a los sabores y los olores. En esta línea y haciendo hincapié en el aspecto visual, Tomás de Aquino define lo bello como aquello que agrada a la vista (quae visa placet).
La percepción de la «belleza» a menudo implica la interpretación de alguna entidad que está en equilibrio y armonía con la naturaleza, y puede conducir a sentimientos de atracción y bienestar emocional. Debido a que constituye una experiencia subjetiva, a menudo se dice que «la belleza está en el ojo del observador». En su sentido más profundo, la belleza puede engendrarse a partir de una experiencia de reflexión positiva sobre el significado de la propia existencia.

Amplia y detallada esta definición que hacen el la Wikipedia que va más allá de lo físico, nos habla de equilibrio y armonía, aunque parezca absurdo efectivamente la belleza tiene mucho que ver con las simetrías y conceptos matemáticos, de como se distribuyen los espacios y la medida de estos.

En base a esta definición podemos estar seguro que sean establecidos los modelos o cánones de lo bello durante la trayectoria humana.


Estos cánones fueron establecidos bajo ese criterio de lo simétrico que sugirieron los filósofos griegos de la 
antigüedad y más luego por la los romanos. Aunque hay que destacar que otras civilizaciones antiguas establecieron sus propios conceptos antes y durante la presencia los griegos y los romanos, la incidencia e influencia de estos últimos en una gran parte de los pueblos del mundo es innegable, hoy día su presencia en todo occidente.

La belleza desde entonces estuvo muy relacionada con las artes y en estas expresiones artísticas se destacan la que más definían las características humanas, como la pintura, la escultura y la literatura.

Los artistas de esa época establecieron esos cánones como únicos y verdaderos y fueron a parar a cada pueblo conquistado por el poderío de esas culturas antiguas, nuestra apreciación al respecto ha sido heredada de estos.

Otra mala idea sobre lo bello y lo feo es que el primero está relacionado con lo bueno y puro, el siguiente es lo malo e impuro, bien se puede entender claramente que de ahí viene el la exaltación y aceptación de uno, y la desvalorización y rechazo de otro.

Qué tan cierto es esto?

Es TOTALMENTE FALSO, no por "feo" lo digo...sino que evidentemente ejemplos hay millones que nos dicen que eso no es una verdad.

Pero realmente soy feo...no tengo "armonía", "simetría"...no soy "bueno"????, eso va a depender del observador, aunque yo podría decir que soy bello, pero también podría decir que no me importa, que ni me quita ni me pone, más importa que tan seguro esté de la persona que soy y de las cosas que puedo lograr.

Aquí en República Dominicana, como en otras partes de la región, es considerado como bellos las características físicas que puedan exhibir las personas anglosajonas, es decir los blancos, en este país  se valora muchos las cosas que nos vienen de esos países de mayoría blanca, más lo de origen diferentes se menosprecia, en especial lo de origen africano.

El sentido de esta entrada es hablar sobre lo que ya se sabe, pero que algunas personas ignoran y que entiendo   deberían saber, pues para mi es una pena ver gente con amplios y marcados rasgos de negros u otra etnia rechazar eso que ve en el espejo, llegando a modificar toda su apariencia para lucir como pertenecientes a otra etnia. Cada quien debe saber lo que quiere en la vida y bajo que criterios se apoya, pero no comparto que desvaloricen lo que son o lo que no son, en el caso de algunos que se creen superiores a otros según su apariencia.

En la belleza exterior, se sobre valora el, atractivo físico, que incluye factores físicos tales como juventud, medianidad, salud corporal, sensualidad y simetría, pero no es la regla, por eso es tan rebuscado definir la idea de belleza exterior y de por sí variado.

Por eso "Todos somos bellos"...y en caso contrario si usted insiste en que debe de existir la fealdad, haga una cosa, no rechace eso que considera feo, pues es muy posible que esa persona necesite de consideración, respeto y afecto.

Entonces: gordo, flaco, pequeño, grande, blanco, negro, lacio, crespo, rubio, castaño, indio, chino, todos somos humanos, merecemos respeto y afecto.

No te rechaces y rechaces a los demás...