sábado, 11 de febrero de 2012

Humanos...quién dijo?

Si nosotros los humanos podemos ser más humanos de lo que somos, entonces podrían los perros ser más perros de lo que son, y así cada especie ser más de lo que es?

Es que acaso, siendo más humanos seriamos mejores?

Si lo pensamos por un momento nos daremos cuenta que esas cuestiones no tienen ningún sentido, ni las afirmaciones que las sustentan, claro está, que nacemos siendo humanos y por más logros que alcancemos en la vida, fisicos, intelectuales, que nos situen en la cumbre de la admiración social, es un absurdo afirmar que hemos logrado ser más humanos.

Sabemos que el término, "humanidad" está asociado con la bondad o altruísmo, el interés del bienestar común, que algunos se atreven a sugerir que todos estos son propios de nuestra especie (falso) y encontramos el opuesto a éste término, de lo que se dice que es "inhumano", una persona cruel, sin piedad, maliciosa, llena de gran cantidad de sentimientos negativos, actos muy propios en mi opinión y casi exclusivos de nuestra especie, esos si que son muy humanos.

Entonces, si seguimos pensando llegaremos a la conclusión (o no) de que eso de ser muy buenos no es lo único que se relaciona con la humanidad, o el ser humano, y que por ende nos confiere el grado de ser más humanos, porque en igual medida aplica el hecho de que ser malas personas es de humanos, y no nos resta como humanos en sí, pero no por una cosa ser más y por otra ser menos, ya obviamente todo eso converge en la humanidad misma. Todo lo que se puede ser o no de éstas cualidades o actitudes, es humano.

Existen variados sistemas de medidas y como todo lo que ocupa un lugar en el espacio es medible, el ser humano está día por día en constante medición, por si mismo y por los demás, medimos hasta lo que no se puede medir, usamos adverbios y adjetivos para denotar  grados o calificativos que puedan darnos una mejor idea de todo lo que llevamos dentro y todo ese universo que nos rodea, aplicando según nuestro criterio, valores e importancia a todo...y a nada.

Todas las ideas creadas por nosotros mismos desde nuestro primitivo origen como especie pensante, han sido moldeadas y adornadas para nuestra conveniencia y de esto surgió nuestra separación de la simpleza y complejidad de la naturaleza, colocándonos muy comodamente en un lugar que nos hace amos y señores de todo, seres "superiores" con la capacidad de disponer según nuestra voluntad sin medida y reparo sobre la vida y el entorno de otras especies que incluso están antes que nosotros sobre este "palido punto azúl".

Somos humanos, si claro, la realidad es que también somos animales que por varias de las miles de millones de millones de casulidades que acontencen en el universo, salimos siendo hoy día los más aventajados cerebralmente y abusamos de eso, pero en otras circunstancias qué hacer con eso?...dejemos de creer estupideces, de que si somos más o menos, pensemos en como volver a un ambiente más conveniente para todas las especies vivientes.

Seamos animales responsables.