jueves, 22 de marzo de 2012

Hacer lo que se Puede, Hacer lo que se debe o Hacer lo que se Quiere.

El poder corresponde a la real posibilidad de concretar algún hacer, lograr materializarlo de acuerdo a nuestras acciones, sin importar muchas veces la necesidad directa o indirecta de los resultados. En ocasiones tendremos el poder para realizar cualquier cosa en particular, pero no siempre existirá un deber o un querer que lo motive.


El querer se arroja a la parte más caprichosa en cuestiones del hacer, buscamos "razones", "motivos" que justifiquen la realización de esas cosas que tanto queremos hacer, y que posiblemente no podamos o no debamos...simplemente queremos, llegando a ser muy irracionales, lo que nos lleva a escenificar grandes dilemas en nuestra mente.


El deber, se podría contemplar como el "hacer" más noble, corresponde a la busqueda de la materialización de una real necesidad propia o ajena, que se entiende en todo caso como una obligación que procura cierto bienestar o justicia a la hora de concretizar dicho deber. A veces debemos, pero no podemos o queremos.


En definitiva, no siempre HACER lo que se PUEDE se DEBE QUERER HACER.